Ensayo Revista

Vida de perro

Tiempo de lectura 4 minutes


Usted pensará que estoy distraído, con la cabeza en la luna dirá, pero déjeme contarle un secreto, desde pequeño he tenido el hábito de observar detalladamente a la gente, tal vez parezca algo morboso, pero en realidad es porque soy un poco lento y me cuesta demasiado trabajo comprender el mundo, entonces, tengo que observarlo con mayor detalle de lo normal. He decidido, para facilitar mi comprensión, ahondar un poco más en la historia de las personas y relacionarla con uno de los temas de mayor interés para la humanidad actual, que es, el estudio de las características de los perros.

Existen estudios inmensos que explican las características de cada raza y que nos ayudan a tomar una decisión bien informada al momento de adquirir un perro. Imagine entonces cómo sería la vida si existieran los mismos estudios para que, antes de tener un hijo o una nueva pareja, pudiera conocer sus características; sería maravilloso.

Me refiero a que, unas pocas letras pueden construir un puente que conecte nuestras ideas entre temas fundamentalmente distintos, creando una realidad alterada y a su vez más completa. Le presento una muestra, así como los autos tienen una determinada cantidad de caballos de fuerza, nuestros cerebros tienen una determinada cantidad de habilidades que nos hacen inmensamente diferente; lo que sucede es que no lo mencionamos, porque, seamos honestos, a quién le gustaría saber que la persona de enfrente es dos veces más inteligente que uno, ¿no cree?

Ahora que sabe que soy un poco lento y que mi cerebro dividió a la humanidad en razas, comenzaré por hacer un autoanálisis. Crecí en un hogar en donde siempre hubo Terriers, incluso llegamos a compartirlo con catorce Scotish Terrier durante algunos meses; actualmente vivo con un Yorkshire Terrier, y bien podría decirse que mi actitud es muy similar a la de la raza. Para empezar, todo el tiempo estoy temblando (y jamás culparé al bendito café por eso), también soy bastante nervioso y tengo el mal hábito de ladrar como si fuera un Mastín a pesar de ser de raza pequeña. Me gusta mucho abrazar a la gente, pero jamás que alguien me abrace, es decir, cuando hablamos de afecto o contacto físico, es lo que yo quiera y cuando yo quiera. No me gusta que un desconocido entre a mi hogar y me molesta el sonido del timbre; pero cuando salgo a la calle me encanta ser el centro de atención. Finalmente, cuando escucho las llaves del coche, brinco tanto como mi perro cuando escucha su correa.

Me casé con una Cocker, súper sociable, extrovertida, que ama jugar con los niños y claro, ella consigue todo lo que quiere aprovechando su mirada de no rompo un plato. Asimismo, descubrí que mi madre es una Basset, una cazadora que trabaja mejor cuando está sola y que al mismo tiempo es una gran compañía en el hogar, por supuesto compartió su infancia con un perro de esa raza. Sepa usted que mi hijo se está convirtiendo en un Terrier, que vibra incansablemente de gallo a grillo; por supuesto eso no es una sorpresa.

Si mi teoría tiene algo de cierto, la primera pregunta en una entrevista de trabajo debería ser, ¿con qué perro pasó su infancia?, para posteriormente asignar a los Pitbull en puestos de seguridad, los Russell Terrier serían vendedores, los Labradores tendrían los puestos gerenciales y los Bóxer irían directo a recursos humanos.

El presidente de la nación debería ser un Pastor Alemán y nunca un Pomerania o un Pekinés.

La naturaleza ha sido sabia al colocar algunas manadas súper funcionales en posiciones claves para nuestra supervivencia, sin embargo, el nepotismo y la corrupción han creado a su vez manadas débiles, que provocan las zonas grises de nuestra sociedad, como servicios de transporte que no funcionan o empresas ineficientes de cabo a rabo que terminan bajando la cortina. Y hablando de rabo, ¿ha notado que mi teoría también se aplica en las familias?, sucede que a veces el olfato nos obliga a correr de una persona, pero elegimos quedarnos por conveniencia social, económica o mera y maldita necedad. Quienes cometen el error de ignorar a su instinto canino, terminan, en el mejor caso, esperando que su hija Bulldog tenga el tesón de un San Bernardo, pero otros con menos suerte pasarán la vida aullando y quejándose de las pulgas de su manada.

Por eso insisto en estudiar la historia y determinar las similitudes entre cuadrúpedos y humanos. Imagino que a lo largo de los anales existen una infinidad de similitudes entre caninos, artistas, escritores, revolucionarios e inclusive los malos del cuento.

Por ejemplo, Neruda, Sabina y un Basset Hound comparten esa mirada que provoca confiar en ellos; son razas que disfrutan de la soledad, pero también saben liderar la manada. Y aunque son amigos del mundo, destacan por tener un corazón terco.

En el otro extremo, Napoleón, Mussolini y un Rottweiler, tres tipos elegantes que intimidan por su reputación y poseen carácter dominante; listos para derrotar a cualquiera que consideren su enemigo. Puedo asegurarle que no le gustaría encontrarse a solas en un callejón obscuro con ninguno de los tres anteriores.

Probablemente en este punto, se estará preguntando a qué raza pertenece la persona que se encuentra justo delante de usted o ha comenzado un autoanálisis para determinar las similitudes entre usted y el perro de su infancia. Pero no quisiera ser tan cerrado, también hubo quien tuvo un canario, un gato, un ratón o un canguro; me encantaría comentarle más sobre la gente canguro, pero vamos, mi ensayo estudia a los caninos y no hay necesidad de desviar nuestros pensamientos.

Concluyo mi ensayo invitándole a emitir unos fuertes aullidos al firmamento mientras reflexiona sobre las características de su raza. Verá que haciéndolo bien, sentirá un gran alivio, además, podría encontrar a su manada con un aullido que viaje de vuelta y cabe destacar que, el camino a la felicidad comienza cuando nos colocamos en el lugar al que realmente pertenecemos.

mm

Miguel Navarro Gama es amante del arte, un mexicano nacido en Italia. Practicante de distintas formas de expresión artística, como la composición musical y la literatura en ensayos y novelas. Su primera incursión literaria profesional es con la publicación de la novela El canto alegre, en la que práctica técnicas de narración humorística con matices de acción y en la que describe situaciones fantásticas ocurridas en cualquier lugar del mundo. Miguel es licenciado en negocios, empresario dedicado al comercio electrónico, amante de la vida y de su familia y un escritor comprometido con entregar la mejor y más sincera expresión en cada emprendimiento artístico.

  1. Auuu auuu auuu auuu auuuuuuuu, ahi está mi aullido, me hiciste recordar a mi perro Biufor, era un Grifon, negro con el pecho blanco. Excelente ensayo y esperamos leer mas de ti pronto…

  2. Aauuuuuu!! Muy oportuno para concluir la noche, me encantó!

  3. Lo amé 👌🏻

Leave a Reply

%d bloggers like this: