Cuento Revista

La sabiduría del Rey Salomón

Por Marco Antonio Román EncinasTiempo de lectura 2 minutes


En aquel tiempo en que todavía no estaban definidos ni precisados los derechos de autor, vinieron al rey Salomón dos escritores y se presentaron ante él. Y dijo el primero:

—Yo y este hombre habitamos un mismo cuarto; y yo escribí una novela corta sobre el Paititi. Y aconteció que al tercer día de ocurrido ello, este también escribió una novela corta sobre el Paititi. Una noche el libro de este se quemó, y cambió mi novela que estaba en la gaveta de mi escritorio por las cenizas de la suya. Al levantarme, fui en busca de mi libro y solo encontré las cenizas, pero me percaté que no era mi libro, sino el de mi compañero de cuarto.

Entonces, el otro escritor dijo:

—No fue así como ocurrieron los hechos. Hace mucho tiempo que escribí mi novela sobre el Paititi, la tenía guardada en un cofre de madera y la corregía en las tardes; y es la que está intacta y —dirigiendo una mirada torva a su compañero de cuarto— la tuya es la que se ha quemado.

—No, tu novela es la que se ha quemado y la mía es la que está intacta.

Así discutían delante del rey, entonces este los interrumpió:

—Traedme una espada.

Y le trajeron una espada. Enseguida el rey dijo:

—Partid por la mitad la novela sobre el Paititi y dad una mitad al uno y la otra mitad al otro.

Y como ambos escritores habían leído la Biblia, dijeron al unísono:

—Ah, señor, dad a este la novela entera y no la partáis.

Esto desubicó al rey Salomón, lo hizo dudar por un instante y pensó: «Algo no anda bien en esta historia». Entonces, se le ocurrió pedir que le trajeran un vaso de agua porque, según explicó, sentía seca su garganta. Bebió el contenido con parsimonia, y, luego de tomar el último sorbo que le tomó más tiempo que los anteriores, decidió:

—Bien, como ambos han mostrado un verdadero amor por la novela sobre el Paititi y no se puede saber a quién realmente pertenece, entonces yo me quedo con el libro.


Marco Antonio Román Encinas

(Lima, Perú, 1975). Bachiller de Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Licenciado en Educación por la Universidad Alas Peruanas. Magíster en Administración de la Educación y Doctor en Educación por la Universidad César Vallejo. Principales distinciones: primer puesto en artículo periodístico en el I Concurso de Creación Literaria Gianni Rodari, organizado por el Taller de Arte y Creatividad «Gianni Rodari» en 1992. Primer puesto (a nivel nacional y tercer puesto en el ámbito internacional) en el Concurso Internacional de Poesía, organizado por Fundación Pablo Neruda y la Embajada de Chile en 1994. Premio Extraordinario de Cuento Hiperbreve en el Concurso Internacional de Microficción para Niños y Niñas «Garzón Céspedes» 2009, organizado por la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE). Primer Premio en el III Certamen Literario de Microrrelatos «Valores Humanos» convocado por Letras Como Espada (España) en el 2017. Creador de los blogs El Arte de Leer y La Norma Académica.

@Puruchuco

 

  1. Uno de los mejores microrrelatos que he leído. Me alegro el día.

Leave a Reply

%d bloggers like this: